jueves, 9 de febrero de 2012

Mi tierra

Árbol milenario,
que con tus viejas raíces fundaste un imperio,
hoy, cortan sin escrúpulos tus angustiadas ramas,
abortando tu abrazo, memorable y seguro.
¿Quién osa poner en duda
la tierra donde te criaste?
¿Quién niega tu sombra
y la caricia que daban tus hojas?
¿Quién tala sin clemencia tu tronco tallado,
juez implacable de una historia
donde el recuerdo es su mayor riqueza?
Con el tajo de la soberbia, hieren el nido de la verdad,
con el espejo de la autoridad, ciegan toda la armonía,
con la miseria de la falsedad, cavan y encierran la vida.
La tierra que arañan, también es mi tierra,
la historia que anhelan, está en mi memoria.

11 comentarios:

De cenizas dijo...

El árbol conecta la tierra y el cielo, el hombre y su historia. Nadie arrancará nuestras raíces de nuestra tierra.



besos

Mucha de la Torre dijo...

La tierra el árbol las ramas se acercan, la noche las cubre mientras el viento sopla las hojas muertas
mil besos

elisa...lichazul dijo...

fuerza y certera poesía Arantza, el árbol y la tierra simbiosis absoluta

besitos y luz

Cayetano dijo...

El árbol no tiene dueño. Como la Tierra que le dio vida no pertenece a nadie. Es de todos. Si matan a un árbol, atentan contra la humanidad.
Un saludo.

LA ZARZAMORA dijo...

Somos unos salvajes sin piedad alguna.
Unos talando y arrancando raíces y otros plantando y arraigando...
Besos, preciosa.

Roberto dijo...

me sabe a miel de romero
Roberto

TORO SALVAJE dijo...

Me has hecho pensar en el árbol de Gernika.

Besos.

virgi dijo...

Yo me siento triste cuando veo un árbol cortado. Lo que les ha costado salir adelante y con que tranquilidad los talan.
Besos, Arantza

Larisa dijo...

A veces se me pasa por la cabeza que las raíces se eligen. Algo tan sagrado (¿se puede decir 'sagrado'?) tiene que poder elegirse. Como el nombre de cada uno.

Una vez leí que "la patria es quien se ama". Será.

Aquí mis besos, dulce mujer.

(Y aquí la segunda parte de mi litigio con la Santa Madre Iglesia. Sé que, como católica, te gustará saber que he pedido perdón a Sor Cecilia. Ay).

http://elcomonunca.blogspot.com/2012/02/heavens-conection-grazie-sor-cecilia.html

irene dijo...

Esa tierra es tuya y nuestra, de todos, el daño que hacen, real o simbólico a cualquier árbol, afecta a todo el universo. Defiéndelo de esta forma tan bella, y hablando de árboles, tengo ganas de ver ese precioso árbol vuestro.
Un beso, Arantza.

azpeitia dijo...

Arantza...estás en plena vena poética...apúntate un diez....un beso desde el vasco errante...azpeitia