lunes, 21 de marzo de 2016

Si llego sano a la orilla

Vagabundo por un campo de sueños,
huérfano de ilusiones, desamparo,
tormento bajo un oasis de extraños,
lucha encarnizada y ambiente crispado.
Pasajero errado, sin equipaje,
con recuerdos del adiós que formó herida
y perlas que resbalan por tu mejilla,
cargado de orgullo y fiero semblante.
Esquivas las olas con esperanza
elevando al cielo tu débil plegaria,
fragmento perdido y la mar en calma,
solo la brisa marina te abraza.
En tierra extraña dejarás tu sangre
si tu mano izquierda golpea la aldaba,
mientras la derecha afila la espada,
testigo y juez será tu hambre.

6 comentarios:

Maripaz dijo...

Que bello poema, Arantza.
Esos versos tuyos siempre flotan en mi alma.
Un abrazo enorme, querida amiga.

TORO SALVAJE dijo...

Me veo en cada verso...

Besos.

Cayetano Gea dijo...

Bonito poema. Te veo en época de buena racha.
Un abrazo.

LA ZARZAMORA dijo...

Precioso poema, Arantza.
Un himno de desarraigo y esperanza.
Besos, mi dulce dama.

América dijo...

Esperanza que es lo ultimo que debemos perder.sentido y con desgarro como cuando quieres llegar directo al corazon!

Darilea Charo Cano dijo...

Arantza, tu fuerza te hará resurgir como Fénix de las cenizas. Un besito guapa :)