sábado, 9 de junio de 2018

De qué


De qué sirven ambiciones, promesas o traiciones
si solo arrastran sentimientos al precipicio
dejando nuestro corazón vacío
apuntalado en el tablón del desamparo.
De qué sirven las lágrimas,
de qué tantas angustias y pesares
si al final la parca se lo lleva todo
y en un rincón llorará el baúl del olvido.
De qué sirven las palabras en oídos sordos
si chocan contra el muro del silencio
ciñendo el sonido en un abrazo desierto.
De qué tu mirada y la mía,
de qué la sonrisa y la mueca,
de qué el ánimo agrietado,
de qué este amor truncado.

11 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Para sentirnos vivos, aunque sea un minuto.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

De nada.
Dale gusto al corazón y olvida todo lo demás.

Besos.

De barro y luz dijo...

¿Miedo a pronunciar NADA? Pues allá vamos sin remedio... Sólo nos queda vivir el camino sin demasiadas pretensiones.

Bss

Sandra Figueroa dijo...

De nada nos sirve....sentidas letras....un gusto leerte...saludos

Lander Laborde dijo...

Este me gusta, Zorionak!, Arantza.

Fanny Sinrima dijo...

Todo sirve de algo. Nada nos ocurre sin dejar huella, sobre todo "el amor truncado".

Me ha gustado encontrar tu blog y voy a quedarme aquí porque me interesa la poesía.

Saludos.

RECOMENZAR dijo...

Tal cual dice Toro olvvidate de los demas
la vida es demasiado corta como para vivirla sufriendo
mil besos

virgi dijo...

Hay que caminar sin que las huellas tristes nos carguen el corazón ni la mente. No es fácil, no, pero hay que intentarlo. Un besito, cielo.

Elisa Alcántar dijo...

pos sí, las piedras del camino son nuestro despertar a la realidad
no todo es como se sueña ni como nos sueñan ;)

buena jornada

LA ZARZAMORA dijo...

Hasta toda nada sirve de algo... como sentir, romperse, llorar, y sonreír los días impares.
Precioso el poema, bella dama.
Un beso.

Mª Socorro Luis dijo...

Todo sirve de algo, hasta el sufrimiento. Hondo poema.

Cariños en la cercanía