viernes, 13 de julio de 2018

En tus manos (Deshojando amapolas)

-->

Puedo ser la luz de la mañana
o una sombra posada en la almohada,
herramienta que solícita aturde la presencia de una mariposa
o tal vez…
el vehículo que sigiloso recorre el camino hasta tu alma.
Puedo ser manantial que apaga la sed de tu desdicha
o el pozo seco y oscuro donde muere tu inocencia.
En tus manos…
puedo congelar el calor de tus caricias
y abrasar el hielo que destella tu mirada.
Puedo ser la vida, el llanto, la sonrisa o la nada,
trozo de cristal roto en pedazos,
pieza de ese puzzle que nunca encaja.
Hacedora de palabras en una novela fantasma
o melodía disonante en una trama inacabada,
agua desbordada entre los dedos
y tierra albergada en la garganta

6 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Releo tu poema y me reafirmo en lo que te comenté en su día: "un libro de poesía fresco, romántico, rebosante de material sensible y palpitante, lleno de experiencias, de encuentros y desencuentros, de amor y desamor."
Un abrazo, Arantza.

Arantza G. dijo...

Muchas gracias, Cayetano.
Besos

De barro y luz dijo...

Pudiendo ser tantas cosas... ¿puedes ser tú misma? Tu poesía me dice que sí.

Bss

Elisa Alcántar dijo...

eso tienen las amapolas quise decir
cavilan siempre pero saben donde florecer ;)

buen fin de semana

Mª Socorro Luis dijo...


Un hermoso y gran poema, Arantza. Felicidades. Y besos

TORO SALVAJE dijo...

El corazón y el amor pueden ser lo que ellos quieran.

Besos.