sábado, 7 de diciembre de 2019

Laberinto

-->

Con los retales que mi madre iba dejando en el suelo
cosí un paracaídas que me liberó de la desilusión.
Con los hilos que encontré en cada rincón del estudio
tejí una vida llena de imaginación.
Con los alfileres pinchados en mi soledad
formé un salvoconducto que me llevó a la moderación.

Algunos me dicen que no doy puntada sin hilo
que los dedales son de platino
y llevo una cinta métrica anudada al cuello
para medir sin temores todo lo sufrido.

Soy dos mujeres separadas por un espejo
uno refleja lo soñado
el otro, lo vivido.

Los dos son mi mundo, cada uno a su estilo
si alguien quiere conocerme
deberá buscarme en ese laberinto.

9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Te dejas entrever entre puntada y puntada.
Esos retales que dejaba tu madre parece que te visten bien.
Entres espejos y laberintos no sé si sabremos encontrar la felicidad algún día.

Besos.

Cayetano dijo...

Aprovecharé que Ariadna dejó un ovillo de hilo.
Un abrazo, Arantza.

soco luis fernandez dijo...


Hermoso y significativo tu poema. Debes ser una perfecta costurera.
Besos desde el cerquita

LA ZARZAMORA dijo...

Tal vez seamos tan solo eso, miles de puntadas, para terminar en un sencillo recosido.
Aún guardo la vieja Singer ... por si...
;)

Besos, Bella Dama.

Sandra Figueroa dijo...

Feliz Año Nuevo. Saludos a la distancia amiga, Te deseo lo mejor en este 2020

Vieja y Jodida dijo...

bonita chica y bonito el blog que tienes

Maripaz dijo...

Se adivina a través de tus letras la belleza de tu alma.
Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Feliz año, preciosa;)

RECOMENZAR dijo...

Me deleito con tus letras
que bailan tus palabras
Mientras la vida sigue
Y tu amas