lunes, 1 de agosto de 2016

jueves, 7 de julio de 2016

Oasis

En un vergel de armonía contemplaba pasar la vida,
tanta historia acumulada, la tenía bien pagada.
El viento sorteaba las hojas como la lluvia las gotas,
el tiempo contaba los días, la memoria; solo alegrías.
Olvidaste el triste pasado y encontraste la salida
a aquel laberinto crispado, a aquella atadura perversa.
Y en una burbuja de feria, donde no penetra la lluvia,
el cielo es la alegoría de tu rostro y de tu risa.

lunes, 6 de junio de 2016

A solas

Ante un folio en blanco
marcaré mis sueños,
el mismo entusiasmo,
los mismos deseos.
Se pasan las horas,
enciendo la llama,
escribiendo a solas 
desnudo mi alma.

domingo, 15 de mayo de 2016

Ardiendo la vida

Se fumaba la vida en caladas de despedida,
huía de los recodos que imponían las calles vacías,
caminaba con la solapa subida y la cabeza gacha,
despreciaba las sonrisas y las dulces miradas.
Quemaba su vida a cada paso; lento, cansino, desbaratado…
ahuyentaba los sabores de besos perdidos en el remanso de un río turbio
y mientras serpenteaba por los senderos de lo desconocido,
descubrió que solo el humo era su compañero.

sábado, 23 de abril de 2016

Que canten al poeta

Que lloren los poetas
por esta tierra ensangrentada,
que clamen los poetas
por nuestra justicia violada.
Alcemos nuestras voces
como banderas al viento,
alcemos nuestras manos
labradas por el tiempo.
Llorando está el poeta
su efímera eternidad,
ni siquiera le dejaron
descansar en paz.
Mezclado entre la gente
recortarlo era capaz,
los males del pasado
fantasmas en la actualidad.
Las lágrimas del poeta,
su amarga realidad,
una crueldad que despierta 
y comienzan a cavar


lunes, 21 de marzo de 2016

Si llego sano a la orilla

Vagabundo por un campo de sueños,
huérfano de ilusiones, desamparo,
tormento bajo un oasis de extraños,
lucha encarnizada y ambiente crispado.
Pasajero errado, sin equipaje,
con recuerdos del adiós que formó herida
y perlas que resbalan por tu mejilla,
cargado de orgullo y fiero semblante.
Esquivas las olas con esperanza
elevando al cielo tu débil plegaria,
fragmento perdido y la mar en calma,
solo la brisa marina te abraza.
En tierra extraña dejarás tu sangre
si tu mano izquierda golpea la aldaba,
mientras la derecha afila la espada,
testigo y juez será tu hambre.

domingo, 14 de febrero de 2016

Amor

Qué fuerte es esto del amor,
nace, donde menos lo esperas,
crece, como una enredadera.
El amor, pura belleza,
que espera y desespera,
que lucha y escucha.
El amor, 
todo lo cura y todo lo infecta.