jueves, 29 de agosto de 2019

Hay veces


Hay veces que me siento hoja a merced del viento
y mota de polvo en las pestañas.
Otras, río cuando deseo llorar
y nada mata mis ganas de volar.
Sueño que me balanceo en las ramas de los árboles
danzando sobre mis pesadillas.
En ocasiones, mato a la niña que me posee
pero siempre tengo una sonrisa que ofrecer.
Escribo lo que me duele
y pongo tiritas al sol, que no me quiere.
Pero a menudo, los versos silencian mi dolor
convirtiendo la poesía en mi motor
y entonces, vuelvo a ser yo.

lunes, 24 de junio de 2019

Rabia



Que la puerta esté cerrada
Que el mar se tiña de rojo
Que los ojos se inunden de lágrimas
Que los abrazos se rompan
Que los besos amarguen
Que los espejos sean crueles
Que las manos hieran
Que el sol abrase
Que las flores se marchiten
Que haya palabras que duelan
Que el corazón se rompa
Que las ideas sean peregrinas
Que el amor se convierta en cárcel
Que la lluvia no me guste

martes, 2 de abril de 2019

De cascotes

-->

Comienzo una nueva partida en el tablero de la vida,
las fichas están repartidas, la suerte nos vigila.
Retomo un sendero invadido de piedras
que obstruyen mis pasos de pies descalzos
más la mente, con ganas, ataca soberbia los tropiezos.
Jugaré mi felicidad a los dados con la luna de marzo
y si pierdo los zapatos volveré por el mismo atajo.
No tengo prisa en partir tampoco la tengo en llegar
lo mismo me voy en abril y vuelvo para Navidad.
Confieso que añoraré
esa gota de picardía en el alféizar de tu boca,
sabes que me vuelve loca,
hay ausencias que extrañaré, lo sé.
Abierto el corazón con el alma en carne viva
recuperar la razón no es ninguna fantasía.
Recomponer pedazo a pedazo
el puzzle de mi fracaso,
no es baladí trabajo si el resultado es logrado.
Usaré las palabras para enlazar los deseos,
sanaré las heridas que rezuman los sentidos.
Dormiré sobre los guijarros que acompañan mi camino
y bailaré sobre los olvidos 
cuando llegué por fin a mi destino.